Mujeres exigieron no más femicidios, discriminación ni ejecuciones

Wednesday, 25 January 2017 23:16 Written by  Published in Contexto Read 549 times

Las organizaciones feministas y de mujeres en Honduras enfrentan cada día una lucha por mantenerse vivas ante la violencia patriarcal y machista que desde las esferas del gobierno se manifiesta en la impunidad del 95 por ciento  de las muertes violentas que se producen, esto es cuatro  mil  femicidios en los últimos ocho años y que después del golpe de Estado del 2009, cada 13  horas la sangre de una hondureña es derramada en cualquier parte del país.

Recordamos que el 25 de enero de cada año, la jornada de resistencia de lucha de las mujeres que logró la conquista donde fueron reconocidos sus derechos políticos, por el esfuerzo de las “sufragistas hondureñas” plasmado en el Decreto No. 29 de 1955, en el gobierno de Julio Lozano Díaz.

En esa época fue reconocido el derecho de las mujeres a ejercer el voto y participar en la actividad política del país, fue allí, que visiblemente salieron de las cocinas a la palestra pública, empezando una nueva era de mujeres por las que ahora se ven liderando organizaciones, empresas, en las universidades, en puestos de elección popular y tratando de expresar sus ideas en el campo público y electoral.

Pero fue en 1957 que las mujeres ejercieron el sufragio en elecciones nacionales, entre las limitantes estaban que la mayoría de ellas por no tener acceso a la educación no sabían leer ni escribir, teniendo como trampa que solo las pocas no analfabetas votaron en ese momento crucial de la historia.

Sin embargo, otros elementos salieron a la palestra como la limitada participación en cargos de elección popular, tendiendo que votar por candidatos hombres, quedando fuera del juego mujeres capaces y honestas, cualquier semejanza con el presente es mera coincidencia.

Situación de defensoras hondureñas

mujeres4

Las mujeres dejaron escuchar un audio donde Bertha Cáceres denunciaba amenazas

Este 25 de enero de 2017 en el comunicado leído en conferencia en el marco del “Día de la Mujer Hondureña”, las organizaciones feministas y de mujeres señalaron que la resistencia, esperanza y dignidad que dejará como legado la líder indígena Berta Cáceres Flores, quien por su rebeldía al oponerse a la privatización de los ríos, el bosque, los territorios y en la defensa de los derechos humanos y que el actual sistema de cosas hace un año permitió que le arrebataran la vida, sin que hasta ahora se hayan castigado a los responsables materiales e intelectuales,  lo que calificaron como un “Femicidio Político”.

Acusaron al matrimonio de actores privados y estatales de seguir obstaculizando la labor que realizan las defensoras de derechos humanos, quienes en ocasiones enfrentan desapariciones forzadas, secuestros, torturas, malos tratos y la criminalización al  ejercer su derecho a defender derechos.

Informaron que el Mecanismo de Protección en el 2016 recibió 13 solicitudes de mujeres,  a pesar que la mayoría de las defensoras que son perseguidas no hacen uso de este ente, por la desconfianza en el mismo, mientras que las organizaciones defensoras de derechos humanos recibieron 60 solicitudes de protección por el riesgo que enfrentan.

Según los registros, de las 137 comunicaciones enviadas por el Relator Especial de Defensores a los Estados sobre casos de defensoras del medio ambiente, el 48 por ciento provienen de las Américas, ocho son de Perú, nueve  de Brasil, 10 de México y 11 de Honduras.

En su informe la Comisión Interamericana de Derechos Humanos,(CIDH), reportó que entre el 2006 y 2015 se produjeron 684 casos de judicialización contra  defensoras en 23 juzgados de 15 departamentos del país, en tanto que la CIDH otorgó 49 medidas cautelares a defensoras de derechos humanos, siendo Honduras el mayor beneficiario, a pesar de esto, más de siete defensoras han sido asesinadas en los últimos dos años.

“Las defensoras de derechos humanos, en particular las que se ocupan en cuestiones relacionadas con temas de tierras, protección del medio ambiente y los derechos de las minorías,  enfrentan numerosos obstáculos entre ellos, acoso, intimidación y represalias relacionadas con sus actividades,  expresó la Relatora Especial contra la Violencia hacia las Mujeres, Rashida Mahjong, en su visita a Honduras.

Posiciones

“Sabemos que este Congreso está poblado de hombres y mujeres respetuosas de las leyes, pero también, que ellos y ellas responden a intereses de grupos económicos y políticos de nuestro país, que no legislan a favor de las mujeres ni del reconocimiento y el respeto a los derechos humanos”,  manifestó Gilda Rivera, del Centro de Derechos de la Mujer, CDM.

Insistió que “la resistencia de nosotras, las organizaciones de mujeres y del pueblo, son las únicas estrategias que van a permitir que este régimen genocida avance con su proyecto de muerte, es fundamental y la historia nos está exigiendo seguir el ejemplo de Berta Cáceres, Magdalena Morales, Margarita Murillo y de tantas compañeras que ya no están aquí”.

Entre reclamos “Alto a la criminalización de las defensoras de derechos humanos” , se escuchó un grito de Suyapa Martínez, del Centro de Estudios de la Mujer Honduras CEMH,  ante la interrogante de un periodista acerca de los actores del asesinato de Cáceres, añadió que “al pueblo hondureño no lo engañan, la última persona que fue capturada no es un actor intelectual, son acciones que hacen desde la Agencia Técnica de Investigación Criminal, (ATIC), para decir que están haciendo algo, los intelectuales van más allá y la población lo sabe”.

A su criterio los capturados son los mandaderos, los responsables reales “andan libres y muriéndose de la risa, haciendo comparsas con este gobierno”, dijo.

Inocencia o lavado de cerebro

A un lado del grupo de mujeres que protestaban en los alrededores del Legislativo, una joven con una bandera azul y la estrella solitaria del Partido Nacional observaba lo que sucedía junto a jóvenes que igual que ella eran espectadores.

Jesy Lagos totalmente ignorante del por qué esas mujeres vestidas de negro, con máscaras de Berta, otras de morado con el rostro de Gladys Lanza en las pancartas, banderines y una banda muy colorida, gritaban al unísono “Justicia.

 “Andamos apoyando al próximo presidente Juan Orlando Hernández, apoyo la reelección porque es un buen presidente, ha hecho programas nuevos como Vida Mejor” comentó.

Ella dijo ser beneficiaria de filtros, eco fogones, vive en la colonia San Miguel, pero entró en una pequeña contradicción al decir  que “la seguridad está un poco fea, hay que confiar en Dios y la mano del hombre de la tierra, estamos en los últimos meses y cada año va a ir peor”.

Detalló que toda su familia trabaja en el Programa del Gobierno  “Vida Mejor”, agregó que “nosotros trabajamos en colegios, escuelas, en las calles”. Ellas se dedican a recoger basura. No cuentan con un plan de seguro médico “pero si Dios lo permite lo vamos a tener el otro año”, expresó.

Patriarcado legislativo

La única diputada que tuvo a bien tomarse unos minutos para salir del hemiciclo para saludar a las mujeres en protesta, fue Fátima Mena del Partido Anticorrupción, (PAC).

Contó que la situación de tensión, violencia y discriminación trasciende los hogares, los trabajos, a la sociedad y el Congreso no está aislado de esa situación, “hay una gran deuda que tiene el país en materia de lucha a favor de los derechos de las mujeres para garantizar esa igualdad entre hombres y mujeres, y la erradicación de la violencia hacia las mujeres”.

Mena refirió que “el sistema machista está discriminándonos y ejerciendo violencia física, psicológica, patrimonial y política”, según la legisladora los líderes políticos no las ven en igualdad de condiciones, remembró que “cuando yo era la jefa de bancada, le daban la palabra a todos los jefes hombres, y a las mujeres no se las quieren dar”.

Otra situación es la integración de las comisiones, ya que no las asignan a espacios importantes dentro del Congreso, juegan atacando la integridad de las mujeres, sufren campañas de desprestigio, que dentro de la política aleja a “muchas compañeras para que participen, son tácticas para ahuyentarnos de la palestra pública”.

La legisladora invitó a las mujeres a salir de la indiferencia, porque  no deben hacer política a la manera de los hombres sino desde su naturaleza de mujer, con su tiempo, táctica y técnica porque son más de la mitad de la población. “Debemos llevar más mujeres a la política para lograr igualdad, desarrollo y justicia”.

Para tener una ley de paridad hubo una lucha de años, los hombres lo interpreten como un 50 por ciento de una forma antojadiza y al momento de quererlo aplicar las mujeres corren el riesgo de estar por debajo de la participación que lograron.

Calificó tajantemente que la propuesta de reforma para el delito de terrorismo es una aberración jurídica y un retroceso que criminalizará la protesta, “el actual gobierno le tiene miedo al ciudadano y ciudadana, por el despertar que hemos visto a través de las manifestaciones de las antorchas,  logramos poner el tema que al gobierno no le interesaba, la lucha contra la corrupción”.

Las mujeres serán bastante afectadas si se aprueba esta nueva norma, “hoy el Estado con esta ley quiere dar licencia para matar en impunidad, una mujer que ande manifestándose le puede dar muerte alguien de seguridad y  el delito quedará impune”.

Exigencias

Las mujeres exigieron una investigación profunda y transparente en el caso del femicidio de Berta Cáceres y otras luchadoras sociales; que cese la persecución judicial y política contra las defensoras de derechos humanos, sus organizaciones, redes y colectivos a través de cualquier medio y acción.

También llamaron a no aprobar las reformas al Código Penal que criminalizan la protesta popular y atenta contra los y las defensoras de derechos humanos y sus organizaciones.

Activismo femenino

Entre las organizaciones de mujeres que hacen esfuerzos por lograr el respeto a los derechos y conquistas de sus pares, están el Centro de Estudios de la Mujer-Honduras CEM-H, el Movimiento de Mujeres por la Paz “Visitación Padilla”, Centro de Derechos de la Mujer,CDM, la Articulación de Mujeres de la Vía Campesina, el Centro de Acción para el Desarrollo de Honduras,CESADEH, Mesoamericanas en Resistencia por una Vida Digna, Asociadas por lo Justo JASS, Red Nacional de Defensoras, Calidad de Vida  y las diferentes Redes de Mujeres de barrios, colonias y municipios de Honduras.

Last modified on Thursday, 26 January 2017 00:50