Lencas de Sazagua se quedaron sin río y con promesas incumplidas por hidroeléctrica

Monday, 28 August 2017 00:19 Written by  Published in Contexto Read 172 times

La comunidad de Sazagua, en San José, La Paz, Honduras, se quedó  sin agua  , con mucha contaminación, sin tierras, y un listado de promesas de la Hidroeléctrica Centroamerica, CECA, que hace tres años llegó para quedarse en el sector.

“Vinieron unos ingenieros y nos engañaron que iban a hacer unos proyectos, a ponernos la luz, arreglarnos la calle, la escuela, que iban a hacer unos centros comunales y que otro montón de cosas y así fueron entrando para hacer la represa”, dijo Claros Portillo Rodríguez.

Mientras se perdía su mirada hacia el lugar donde un día estuvo el caudaloso rio Sazagua del cual sacaban arena y peces para vender, se bañaban los niños y abastecían sus concinas, ahora solo existe en la mente de la gente que hace tres años dieron el permiso de la construcción de la represa a cambio de promesas orales de la familia Gámez.

Hoy el Sazagua está seco y de vez en cuando que abren un poco las puertas para que salga algo de agua, ésta es amarillenta e inutilizable.

Portillo recordó con tristeza los sabrosos animales invertebrados que les servían de alimento y les generaba ingresos a 37 familias.

Se acordó que el alcalde Humberto Argueta fue cómplice para convencer a los y las lencas que en nombre del desarrollo de la comunidad tenían que dar permiso para que se instalara la hidroeléctrica, les dijo que los dejaran entrar porque era un beneficio de la comunidad.

“Ellos también explicaron que nos iban a dar empleo a toda la comunidad, a la hora de la hora trajeron a otros de largo, luego que estuvieron unos pocos de acá y los sacaron , ahorita solo hay como unos cuatro de la aldea que trabajan allí”, manifestó el lenca.

Al parecer el  Banco Nacional de Desarrollo Agrícola, (BANDADESA), jugó un papel de villano, ya que las y los habitantes que tenían préstamos e hipotecas, perdieron sus tierras porque pasaron a manos de CECA, cuando acordaron, solo les informó que ya no podían hacer uso de los predios, según denunció Portillo.

Lo anterior les cayó de sorpresa porque Portillo alegó que en ningún momento han hecho traspaso para que la empresa pueda hacer uso de sus predios.

A la cabeza de este proyecto están Osmar, Marcos e Ida, todos de apellido Gámez, y el gerente de nombre Antonio Panchamé.

“Vinieron a negociar que nos iban a comprar a buen precio, a la hora nos compraron algunas tierras baratas, al final estaban comprando a cien y a doscientos mil los terrenos, no han hecho nada, no cumplieron nos dejaron sin agua pues”, lamentó el residente.

Quedó en sueño

En el momento que entraron los ingenieros a edificar la hidroeléctrica no hubo consulta previa, libre e informada, el patronato no firmó, ni la comunidad ningún permiso y les hicieron sacar una lista de necesidades que no cumplieron.

Los y las habitantes de Sazagua dijeron que puede resonar como un vago sueño que el rio era “grande y virgen como le decían acá, pescábamos teníamos el empleo de las areneras, ya no hay porque se quedan estancados en la cortina que ellos tienen, por mucho que crezca el rio agarra allá por el canal de ellos y ahora permanece seco en un charco retenido y contaminado”, describió Portillo.

Como la carretera para llegar a Sazagua es una pendiente que cae en una hondonada en donde solo llegan carros 4X4 y doble tracción, se les hizo casi imposible buscar una forma de acarrear agua, pero con el esfuerzo de la comunidad lograron engancharse a un proyecto de Santiago de Puringla, en  un lugar que se llama El Ocotillo.

El problema con esa manera de traer el agua de otro lugar es que a cada rato se les revientan los tubos, viven en constante incertidumbre y necesidad de arreglarlos, lo que los preocupa mucho porque es una comunidad extremadamente pobre.

No les ha quedado más remedio que interponer denuncias en la Fiscalía de las Etnias del Ministerio Público, debido a esto el alcalde de Santiago de Puringla les mandó a informar que no habría ningún proyecto para la comunidad, en ese entonces estaban en trámites de poner la luz eléctrica y se paró.

Hace poco se dieron cuenta de la gran mentira y se contactaron con el Movimiento Independiente Indígena Lenca de La Paz- Honduras, (MILPAH), con ellos comenzaron a aprender acerca de los derechos que tienen las comunidades indígenas de acuerdo al convenio 169 de la OIT.

Aún mantienen la esperanza de que al pelear contra la represa pueden lograr que el rio fluya de nuevo, pero con el respaldo de instituciones que les ayuden.

Marcaron el terreno

Por su parte, Martina Rodríguez, también de Sazagua, indicó que como mujer ha sido bastante difícil la manera de satisfacer las principales necesidades de la familia con el uso del agua.

Eso porque no tomaron en cuenta a las mujeres para decidir si debían permitir la construcción de la represa, alegó que “solo se fueron a los más grandes para que les vendieran tierras, cuando ellos empezaron a venir mandaron a poner unos mojones, engañándonos que era la luz que iban a poner y cuando acordamos estaban las maquinas allí trabajando”.

Adujo que se encuentran en constante peligro si se derrumbara la represa se ahogarían todos y todas, exteriorizó que “a mí lo que me han dicho y Dios no lo permita que aquí nosotros nos vamos niños y viejitos ahogados”.

Además de que la calle se encuentra en malísimo estado, los carros que se atreven a ingresar caminan despacio sino se barren hasta llegar abajo, por ende los dos que entran para llevar pasajeros deben cobrar un precio alto, porque necesitan darle mantenimiento y comprar repuestos regularmente.

Rodríguez no se explica cómo entra a cada rato maquinaria pesada que va para la hidroeléctrica, ni siquiera han podido arreglar la calle, es más colaboran en deteriorarla cada día.

El golpe sirvió

De acuerdo a estadísticas en Honduras se han identificado más de 40 proyectos hidroeléctricos, la Empresa Nacional de Energía Eléctrica participa en el proyecto del Banco Mundial del Programa de Infraestructura Rural,(PIR), este consiste en la identificación, estudio y promoción de la construcción de pequeñas centrales hidroeléctricas en comunidades aisladas del Sistema Interconectado Nacional.

En este sentido, más de 50 proyectos de micro generación (pequeñas centrales con reducidos embalses y menos de 20 MW de potencia) han sido aprobados por el Congreso Nacional.

Es interesante saber que varios de estos proyectos fueron impulsados después del golpe de Estado del 2009, dándole continuidad el gobierno de facto de Porfirio Lobo Sosa.

Viendo que en agosto de ese año el Congreso Nacional aprobó la “Ley General de Aguas” que abrió la posibilidad de que terceros pudieran tener acceso a concesiones de recursos hídricos, entonces como naipes empezaron a solicitar licitaciones y en junio del 2010 se concedieron a empresas privadas 40 de las 47 solicitudes para suministros de energía eléctrica.

La Fundación de Iniciativas de Cambio Climático en Honduras conocido como MDL registró que este país de Centroamérica es el que tiene más proyectos de hidroeléctricas en la región.

Por ejemplo, la Hidroeléctrica de La Esperanza, Intibucá,  implementada por el Consorcio de Inversiones S.A y la de Rio Blanco, ubicada en la comunidad de San Buena Ventura, de San Francisco de Yojoa;, fueron  las primeras plantas en obtener certificados de CO2 ante el Mecanismo de Desarrollo Limpio de la Comisión de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

http://bellezasadmirablesdehonduras.blogspot.com/2012/06/represas-hidroelectricas-de-honduras.html