Rectora desbocada en la intolerancia ante la crítica internacional sobre situación de los derechos humanos en la UNAH

Tuesday, 13 June 2017 01:19 Written by  Published in Defensa de la Protesta Social en la UNAH Read 267 times

Un alto nivel de intolerancia e irrespeto por parte de la rectora Julieta Castellanos se evidencia  a través de comunicados firmados como Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH, y que se publican cada vez que un organismo internacional le expresa sus preocupaciones en torno a la criminalización de la protesta social en ese centro educativo. Este lunes 12 de junio de 2017, le tocó el turno a la  Asociación de Cooperación Internacional o espacio ACI.

La ACI está constituida por 28 ONGs internacionales con presencia y trabajo en Honduras. Se  fundó en Honduras en 1994 con la finalidad de incidir en procesos de democratización en Honduras basados en el fortalecimiento de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, en la equidad y la justicia, que incluya a todas y todos en el desarrollo humano sostenible.

El pasado 08 de junio un comunicado virulento circuló en respuesta a uno publicado por la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos en Honduras, donde se señalaba la violación a los acuerdos y llamaba a los sectores en conflicto a volver a la mesa de las negociaciones.

Ante este documento Castellanos ofendió la figura de este organismo internacional creado por la presión nacional e internacional y al final aceptado por el actual mandatario. 

Mientras que el Espacio ACI que señaló observa  una creciente persecución  contra los estudiantes y la desigualdad en el acceso a la justicia  para éstos.

“Nos preocupa la creciente persecución y criminalización de estudiantes de la UNAH, que hacen uso de su legítimo y constitucional derecho a la reunión y manifestación. Perseguirles penalmente mediante el Ministerio Público y la actuación reciente de la Sala IV del Tribunal de sentencias, sólo muestra que el sistema de justicia ha abandonado los principios del derecho penal que manda a actuar de forma objetiva y perseguir únicamente los crímenes más graves y que generan grave impacto social, por lo tanto, es un deber del Estado desjudicializar los conflictos sociales”, destaca el documento.

Agrega que “igualmente preocupa la desigualdad en el acceso a la justicia, pues observamos celeridad y debida diligencia del Ministerio Público para la criminalización de los estudiantes, en tanto cuando de la tutela y protección de derechos se trata, ocurre lo opuesto, primando la impunidad ante actos de uso excesivo de la fuerza por agentes de seguridad estatales y de la seguridad privada universitaria, practicada en varios desalojos violentos. Esa misma impunidad es una constante en la investigación de graves crímenes contra Defensoras y Defensores de Derechos Humanos”.

Lo que causa preocupación al interior de la universidad es que la rectora se abroga el derecho de publicar documentos de esa naturaleza como institución, “lo que nosotros nos preguntamos es por qué nos usa a todos los sectores si la intolerancia a la crítica no es nuestra sino de ella”, expresó una fuente que pidió el anonimato.

La respuesta de Castellanos fue aún más ofensiva contra esta red de organizaciones internacionales de cooperación  a las que les señaló que no son jueces " y nuestras instituciones no son subordinadas a sus criterios".

En este comunicado la arremete nuevamente contra el Alto Comisionado de los Derechos Humanos en Honduras y señala al Oficial de Derechos Humanos de esa institución, Félix Gómez, de quien tergiversa su papel garante de los derechos humanos y lo posiciona como que presionó por cerrar el expediente de los estudiantes Cesario Padilla, Moisés Cáceres y Sergio Ulloa.

Paralelamente a los comunicados que ya se han vuelto una costumbre y que se redactan a la velocidad de la luz cada vez que hay críticas por el mal manejo de la crisis de derechos humanos en la UNAH, el presidente Juan Orlando Hernández a través de una comparecencia pública avaló las actuaciones de la rectora aduciendo que ya dio órdenes de darle el mandato a la Secretaría de Justicia y Derechos Humanos, pero paradójcamente habló de criminalización de la protesta social contra los estudiantes universitarios.

Es la primera arremetida que sufre la Oficina delo Alto Comisionado para los Derechos Humanos en Honduras por parte de una institución del Estado. Su primer informe emitido a seis meses de su estadía fue usado por el gobierno para propósitos propagandístidos de la imagen institucional.

 

Lea los comunicados:

Espacio ACI  Aquí 

la respuesta de la UNAH Aquí

Comunicado del Alto Comisionado de DDHH Aquí

Comunicado de la UNAH contra el Alto Comisionado de DDHH Aquí

 

Last modified on Tuesday, 13 June 2017 02:08