Jefe policial y autoridades de la UNAH empecinados en reprimir a movimiento estudiantil

Friday, 04 August 2017 05:52 Written by  Published in Defensa de la Protesta Social en la UNAH Read 130 times

El Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) convocó a un miércoles de capuchas que consistió en una movilización interna y toma pacifica de uno de los portones, lo que provocó según fuente acreditada que la rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) solicitara un desalojo de las instalaciones de la Ciudad Universitaria, este miércoles 02 de agosto de 2017.

El MEU mantiene una serie de protestas desde mayo pasado por el juicio contra los estudiantes Cesario Padilla, Moisés Cáceres y Sergio Ulloa, quienes el 07 de junio fueron sentenciados por Usurpación de la UNAH a raíz de las protestas estudiantiles de 2015, que al igual que ahora demandan democratización de la universidad nacional, representación estudiantil, el establecimiento de un gobierno universitario provisional que conlleve a una Asamblea Nacional Universitaria, tal como ya estaba establecido desde hace años atrás con una comisión de transición establecida para terminar con la problemática en la universidad.

Enésima represión

Cerca de lo que se convertiría en campo de batalla se vieron dos miembros del Comisionado Universitario de derechos humanos, pero en el momento de llegar los cuerpos represores se retiraron del lugar.

Como a la una de la tarde de este 02 de agosto se hizo presente un contingente integrado por elementos de la Policía Nacional y escuadrón COBRAS, con dos tanquetas repletas de gas pimienta, sin mediar palabra empezaron a tirar bombas lacrimógenas convirtiendo el lugar en una enorme cámara de gas, en donde se veía correr a los y las periodistas ahogándose por el humo.

Los jóvenes se atrincheraron en el recinto del saber mientras en la parte de afuera los cuerpos de seguridad del Estado lanzaban bombas a más no poder y gas pimienta de una gran tanqueta.

A cargo de las operaciones se encontraba el comisionado de Raúl Martínez, Jefe de la Policía Metropolitana Número Uno,  a quienes  un defensor del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras, CODEH  y una defensora de la Asociación por la Democracia y los Derechos Humanos, ASOPODEHU, lo abordaron para pedirle que alejara al escuadrón en tanto ellos conversaban con los universitarios con la idea de parar la represión.

En presencia de medios de comunicación Martínez accedió al mismo tiempo que mensajeaba por whatsaap,  lo que sorprendió a los defensores es que inmediatamente las tanquetas se colocaron en plan de ataque para irrumpir en los portones de la UNAH, comenzando el ataque esta vez tirando sobre los cuerpos de los jóvenes gas pimienta, provocando alergias, picazón y hematomas en la piel.

Nuevamente los defensores se dirigieron hacia el uniformado recordándole la acción de mediación a la que él había accedido y que incumplió, el jefe policial  simplemente dio la vuelta se colocó su máscara antigás confundiéndose en el grupo agentes COBRAS y policías, pero antes compareció ante medios de comunicación dando a entender que los universitarios no quisieron atender a los defensores.

De igual manera, los policías y elementos de la Dirección Policial de Investigación (DPI) se dedicaron a tomarles fotografías a los defensores del CODEH y ASOPODEHU , también desde el techo del símbolo de poder llamado Alma Mater donde está la rectoría y la administración dos hombres con cámaras tomaron video y foto a los manifestantes.

Después de una hora de lacrimógenas y agua con químico los y las militantes del movimiento estudiantil desaparecieron dejando atrás el humo y cientos de envaces en el perímetro de acción de los cuerpos represivos que dejaron varios estudiantes heridos.