Solamente comunicados con elementos de una campaña de odio y estigmatización han circulado después de que un grupo armado de guardias de seguridad de la empresa Spartan Security llegaron con cadenas y tubos a golpear salvajemente estudiantes que estaban en el edificio de Química y Farmacia. La justicia para los gravemente heridos aún no llega. Las gavetas del Ministerio Público acarician la denuncia de organizaciones de derechos humanos por torturas y abuso de autoridad contra la rectora Julieta Castellanos, interpuesta pocas horas después de la violencia organizada, pero no se mueve para nada, sumará la 85 de las denuncias contra la funcionaria.