Cifras oficiales develan que el 94% de los asesinatos de periodistas están en la impunidad en Honduras

Thursday, 07 May 2015 23:18 Written by  Published in Investigacion Read 5731 times

Con el Golpe de Estado Militar del 28 de junio del 2009 se debilitó la justicia y aumentó la criminalidad, una situación que se ve reflejada en la impunidad en que el Estado mantiene los asesinatos de 45 periodistas, a pesar de los compromisos que el gobierno asumió el 4 de noviembre de 2010, en la octava sesión del Examen Periódico Universal (EPU), realizado en Ginebra Suiza.

En esa ocasión diversos países del mundo le recomendaron a Honduras adoptar medidas para garantizar la vida y la integridad física de los periodistas, y aunque los representantes del Estado aceptaron las recomendaciones, cinco años después el 91%  de esos crímenes  sigue en la impunidad. De los 46 asesinatos, solo tres han sido resueltos parcialmente a través de sentencia condenaría para los actores materiales, no así para quienes ordenaron ejecutar los crímenes.

Cifras oficiales del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, reflejan que desde noviembre del 2003, en Honduras han muerto un total de 54 periodistas, de los cuales 51, equivalentes al 94% se encuentran en la impunidad y solo 3,  (6%), resueltos a través de sentencia condenatoria.  

Lo anterior devela una vez más que las autoridades de este país centroamericano asumen compromisos internacionales, sin tener la suficiente voluntad política para cumplirlos.

En el marco de estos compromisos, el Ministerio Público (MP) creó la Unidad de Muertes de Alto Impacto,  adscrita a la Fiscalía Especial de Delitos contra Vida. Sin embargo, hasta hoy no se refleja que la entidad haya registrado avances en la investigación y judicialización de estos casos.

La Fiscalía tampoco ha brindado informes a la población y al gremio periodístico de las causas de la impunidad.

Infografia muerte de periodistas

Infografia basada en datos del CONADEH (2009-2015).
Realizada por Pasos de Animal Grande

Este medio digital trató de conocer la situación y el pasado 16 de abril solicitó al MP información del avance en las investigaciones y judicialización de los asesinatos ocurridos contra periodistas a partir del 5 de julio de 2009.  La comunicación fue directa con el fiscal Carlos Vallecillo, quién desde el inicio manifestó que no había problema y que le iba a solicitar un informe a la persona encargada.

La comunicación entre este medio y el fiscal era constante, pero siempre manifestaba haber solicitado la información y que la persona encargada estaba fuera de la oficina. “Por eso le digo, deme chanche”, dijo en una ocasión a través de un mensaje de Whatsapp. No obstante, el 5 de mayo recién pasado, 19 días después de la solicitud inicial, en una nueva comunicación dijo que para poder obtener la información debía de hacer una petición escrita.

Esta situación limita la libertad de prensa, pero tiene arraigo en la reforma a la Ley del Ministerio Público que el 12 de noviembre de 2014 aprobó el Congreso Nacional para prohibir que los fiscales den declaraciones a medios de comunicación, sobre avances de las investigaciones, sin contar con la aprobación del Fiscal General.

La disposición limita el derecho a la información de los familiares de las víctimas y el derecho a la verdad, contemplado en una resolución emitida en el año 2010 por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU),  que declaró el 24 de marzo como el Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas.

Los departamentos que más se destacan por la muerte violenta de periodistas y comunicadores son, Francisco Morazán Cortes, Yoro y Atlántida

Los casos

Gabriel Fino Noriega

pPeriodista de Radio Estelar y corresponsal de Radio América,  asesinado  de siete impactos de bala, cuando salía de sus labores y fue interceptado por varios individuos, el 3 de julio de 2009, cinco días después del golpe de Estado que defenestró de la presidencia de Honduras a Manuel Zelaya .El crimen ocurrió en la comunidad de San Juan Pueblo, en el municipio de La Masica Atlántida y días antes de su asesinato el periodista estuvo  denunciando la corrupción en la adjudicación de permisos para juegos prohibidos en las plazas de ferias patronales de la región. El seis de julio la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la de la CIDH condenó el hecho y llamó a las autoridades a investigar y castigar a los responsables, pero el caso sigue en la impunidad.

Nicolás Josué Asfura

pPeriodista de profesión, laboraba para una compañía constructora y fue encontrado muerto el 17 de febrero de 2010, en el apartamento que habitaba en la colonia Santa Bárbara de Tegucigalpa. Su  cadáver se encontraba en estado de putrefacción en el interior de una bañera. Asfura estaba atado de pies y manos, la mitad de su cuerpo estaba tapada con una toalla. La DNIC solo ha informado que el caso está en investigación.   

Joseph Hernández Ochoa

pPeriodista de Canal 51, murió a causa de varios disparos  cuando junto a la periodista Karol Cabrera, del estatal Canal 8, fueron atacados desde un vehículo en marcha. Hernández  falleció en el lugar del incidente, pero Cabrera solo recibió heridas heridas leves, fue llevada de urgencia al Hospital Escuela donde se recuperó para luego salir del país.  

El hecho criminal se produjo a las 8:00 de la noche del 1 de marzo de 2010 en el barrio El Chile, de Tegucigalpa, los dos comunicadores se desplazaban a la colonia Cerro Grande.

Cabrera era conductora de polémicos programas de la televisión oficial en tiempos del gobierno de facto y además de defender el golpe de Estado del 28 de junio, incitaba a la población a agredir a los miembros del Frente Nacional de Resistencia Popular y apología del odio en contra del ex presidente Manuel Zelaya y de sus seguidores.

La madre de Joseph culpo del crimen a la periodista Cabrera y exigió castigo para ella. Este asesinato jamás fue esclarecido por falta de investigación, a pesar de la progenitora  del comunicador, dijo que Cabrera había informado a los criminales del lugar por donde se conducían.

David Meza Montesinos

pEra corresponsal en La Ceiba Atlántida, del noticiero Abriendo Brecha y de Radio América. Fue ultimado a tiros la noche del 2 de diciembre de 2013, antes de llegar a su casa en la colonia Alameda de esa ciudad. Se informó que los asesinos lo seguían en otro vehículo y el ataque provocó  que perdiera el control y que su carro fuera a chocar con la residencia de un vecino.

Días después, la policía nacional capturó a Angel Adalberto Martínez Núñez, alias “Caballo Loco” sindicado de darle muerte a Meza Montesinos, el incriminado negó ser el responsable de este asesinato, pero un juez penal le dictó auto de prisión preventiva y lo envió a la Penitenciaría Nacional, en Támara Francisco Morazán.

Por este crimen también las autoridades acusaron a Thompson Ibans, Mario Roberto Guevara y Marco Joel Álvarez, este último fue absuelto por el Tribunal Penal de La Ceiba.

Meza Montesinos también laboraba para medios locales en La Ceiba, pero de la misma forma en que lo hacía en Abriendo Brecha, ocultó las violaciones a los derechos humanos que la dictadura de Roberto Micheletti cometió en el poco tiempo de su régimen de facto.

Nahúm Palacios

pEra el director de noticias de la televisora Canal 5 del Aguán y de un noticiero de Radio Tocoa. Fue ultimado a tiros a las 10:30 de la noche del 13 de marzo de 2010 por desconocidos cuando se dirigía a su casa de habitación en la colonia Los Pinos, de Tocoa, en el departamento de Colón.

En el marco del golpe de estado Palacios fue víctima de violaciones a su libertad de expresión por parte de militares. El 28 de junio de 2009, día  del  derrocamiento de Manuel Zelaya, elementos de la Base Naval de Puerto Castilla, al mando de tres coroneles se llegaron a la Televisora y  amenazaron al periodista, le decomisaron equipo del estudio y un capitán de apellido Tercero, ordenó a los soldados detener a cuatro empleados del medio de comunicación.

Un día después, el 29 de junio, el mismo capitán Tercero allanó la vivienda de Palacios y le ordenó solo difundir informaciones del gobierno de facto. Palacios fue detenido y acusado de llamar al desorden y a la insurrección, pero una hora después fue liberado por un juzgado penal de la zona.

La situación de riesgo en que se encontraba Palacios, provocó que Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) solicitara al Estado hondureño proteger la vida del periodista, pero esa petición  no fue atendida, nunca el Estado de Honduras implementó la medida cautelar al igual que sucede ahora con otros periodistas y defensores de derechos humanos. El crimen aún continúa impune.

José Bayardo Mairena y Manuel Juárez

pAsesinados el 26 de marzo de 2010,  ambos laboraban en el noticiero Así es Olancho del Canal 4 y Radio Excélsior, donde Mairena era el director. Fueron ultimados por hombres no identificados cuando regresaban en su  vehículo a Juticalpa, luego de transmitir un programa.

Los dos periodistas fueron atacados a tiros. Mairena murió en el vehículo y Juárez en un hospital de Juticalpa a donde fue llevado herido de gravedad.

Mairena trabajó en la estatal Radio Nacional de Honduras y al momento de fallecer cursaba estudios en un programa de  profesionalización.

Luis Chevez Hernández (el huevo)

pLocutor de la emisora radial W105 de San Pedro Sula, fue ultimado la madrugada del 9 de abril de 2010 frente a su casa, en la colonia FESITRANH. La víctima se transportaba con un primo, estudiante de la carrera de ingeniería electrónica y  cuando bajaron del auto fueron interceptados por desconocidos que tras de una breve discusión abrieron fuego contra ellos, causando la muerte instantánea de ambos.

La Fiscalía de Delitos contra la Vida presentó requerimiento contra Kevin Geovanni Romero Figueroa alias "el Chino" y lo acusó del crimen, pero el 14 de febrero de 2013 el Tribunal de Sentencia de San Pedro Sula lo declaró inocente, porque según el fallo en la declaración la testigo protegido no logró identificar al imputado.

En el fallo, la terna de jueces indicó que lo absolvía de los delitos de homicidio y robo porque la Fiscalía de Delitos Contra la Vida del Ministerio Público no acreditó la participación del imputado.

Jorge Alberto Orellana

pEste periodista laboraba como catedrático de cine en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH-V/S) y conducía el programa, En vivo con Georgino, transmitido en el canal Cable TV Honduras. Fue ultimado el 20 de abril del 2010, en horas de la noche de un balazo en la cabeza que le  infirió un individuo cuando salía del canal de televisión donde laboraba en la norteña San Pedro Sula.

La policía capturó a Jonathan Joseph Cockborn Delgado y la Fiscalía lo responsabilizó de la muerte del periodista sampedrano.  En septiembre de 2012 el Tribunal de Sentencia lo halló culpable y lo condenó a 17 años y seis meses de prisión por el homicidio y a  seis años con ocho meses por robo agravado. 

El 20 de junio de 2014, Cockborn Delgado, después de burlar la vigilancia de los custodios del penal y saltar el muro, cruzó sin ser visto por los militares del ejército que conforman los dos anillos de seguridad instalados en las afueras del penal y se fugó con cuatro individuos más. Hasta hoy  sigue prófugo y no se sabe que las autoridades hayan emitido la orden para recapturado.

Carlos Humberto Salinas

Fue acribillado junto a su nieto, Moisés Isaías Salinas Sánchez, el 8 de mayo de 2010. Salinas,  trabajaba de narrador deportivo en varios medios de comunicación de Tegucigalpa y vivía en la capitalina colonia Kennedy. Las víctimas fueron interceptadas por desconocidos que les dispararon en repetidas ocasiones. El caso está impune porque la DNIC solo había identificado a un testigo, que era hijo de Salinas, pero que también murió asesinado.

Luis Arturo Mondragón Morazán

pEra el director del Canal 19 y del programa de noticias Tele prensa, en la ciudad de El Paraíso, al oriente de Honduras. Fue ultimado a tiros la noche del 14 de junio de 2010, por desconocidos cuando salía de las instalaciones de la empresa televisora, ubicada en el barrio Santa Clara de esa ciudad.

El caso no ha sido investigado, pero en su momento, el entonces Ministro de Seguridad Oscar Álvarez, dijo que el asesinato de Mondragón no tenía nada que ver en nada con el ejercicio del periodismo e insinuó que el hecho podría estar ligado a otros problemas que el comunicador tuvo en el pasado. Indicó que la policía ya tenía las pistas para dar con el responsable, pero el crimen sigue impune.

Israel Díaz Zelaya

pConducía el programa Claro y Pelado en Radio Internacional de San Pedro Sula, fue ejecutado el 24 de agosto de 2010y su cadáver fue tirado desde un taxi en las cercanías de una plantación de caña en Villanueva, Cortés. El comunicador, conocido entre colegas y amigos como “Chacatay”, recibió tres balazos en el tórax y la cabeza.

En enero del 2011, el Ministerio Público anunció que tenía plenamente identificados a los  asesinos y que preparaba el correspondiente requerimiento fiscal. "Lo que falta es identificar algunas acciones que cada uno de ellos realizó al momento de asesinar al comunicador social", refirió, Elvis Guzmán, Vocero de la fiscalía.  Sin embargo, el caso sigue impune.

Zelaya Díaz estaba casado y tenía tres hijos, dos de ellos menores de edad, residía en la colonia Satélite de San Pedro Sula y su cadáver fue encontrado con sus pertenencias, incluidos el teléfono celular y la cartera, el cuerpo presentaba tres impactos de bala en la cabeza.

Henry Orlando Suazo Santos

pLaboraba en la compañía Cable Visión del Atlántico y era corresponsal de HRN en La Ceiba. Fue ultimado de varios disparos el 28 de diciembre de 2010, cuando salía de su vivienda en la colonia Mario Amaya, en la comunidad de San Juan Pueblo, de La Masica Atlántida.  Se informó que días antes, el comunicador había denunciado ser víctima de amenazas a muerte, el crimen sigue impune por falta de investigación.

Héctor Francisco Medina Polanco

pEste comunicador social fue tiroteado el 10 de mayo de 2011 en el municipio de Morazán, Yoro, gravemente herido fue trasladado al hospital Mario Catarino  Rivas de San Pedro Sula, donde murió horas después. El 22 de agosto, agentes de la DNIC y de la Policía Preventiva capturaron a Roger Mauricio García Pineda.

El 18 de noviembre del 2013, el Tribunal de Sentencia de El Progreso, Yoro, en juicio oral y público determinó la culpabilidad del imputado.

Medina Polanco era productor y conductor de un programa de noticia, en Alfa & Omega Vision, un canal local de Morazán, donde trataba temas relacionados a la corrupción de la alcaldía municipal y conflictos agrarios, entre otros. Para comprobar la culpabilidad del hechor, el Ministerio Público contó con el acompañamiento del departamento legal del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC), de los jesuitas en Honduras.

Luis Mendoza

pEra el propietario de la compañía de cable Macro Sistema y canal 24 en Danlí departamento de El Paraíso, fue ultimado en la mañana del 19 de mayo de 2011 por hombres fuertemente armados que se conducían en una camioneta. El hecho ocurrió a media cuadra del canal en las cercanías de la escuela  Manuel Adalid Gamero. La DNIC informó que el caso está pendiente de investigación.

Adán Benítez

pFue interceptado el 5 de julio de 2011 por desconocidos que lo despojaron de sus pertenencias y luego le quitaron la vida con un disparo en la cabeza. Benítez transitaba  en horas de la noche por la calle principal, que da acceso al Hospital D’antoni de La Ceiba Atlántida con destino a su casa de habitación en el barrio Alvarado. De este caso no hay avances en la investigación y por lo tanto no han identificado a ningún sospechoso.

Nery Jeremías Orellana

pEra el director de la radio Joconguera, de Candelaria Lempira y corresponsal de Radio Progreso. Fue asesinado a las 9:30 de la mañana del 14 de julio de 2011 cuando recibió  un impacto de bala en la cabeza. La víctima se conducía  en su  motocicleta, sobre la carretera que conduce de la aldea San Lorenzo a la cabecera municipal.

Herido de gravedad fue trasladado al hospital público del municipio de Sensuntepeque, en la República de El Salvador, donde murió horas después. Es otro caso impune, porque hasta el momento la Fiscalía solo cuenta con la autopsia realizada por Medicina Forense de El Salvador.

Medardo Flores

pEra un comunicador popular que formaba parte del Colectivo Cultura y reportero voluntario de Radio Uno, de San Pedro Sula. Fue ultimado el 9 de septiembre de 2011 por desconocidos que le infirieron 9 balazos en diferentes partes del cuerpo. Flores murió en una emboscada en el sector de Río Blanquito, en comunidad de Bijao, Choloma Cortés cuando regresa de su hacienda hacia su casa. El caso sigue sin investigar.

Luz Marina Paz Villalobos

pConductora de un programa radial en la Cadena Hondureña de Noticias (CHN), murió del 6 de diciembre de 2011 de varios disparos que le propinaron desconocidos en motocicleta, cuando la periodista transitaba por la colonia San Francisco de Comayagüela.

La víctima se conducía en un vehículo en compañía del joven Delmer Canales quien también resultó muerto. Agentes de inspecciones oculares de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) recogieron en la escena del crimen varios casquillos de 9 milímetros, pero el caso sigue pendiente de investigar, porque el único testigo con que contaba la DNIC fue amenazado y tuvo que salir del país. Las autoridades no cuentan con las pruebas suficientes para castigar a los responsables.

Saira Fabiola Almendrares Borjas 

pEstudiante de comunicaciones  en la Universidad Metropolitana de Honduras (UMH) fue asesinada junto a otras dos personas en la calle principal del caserío  Merilú, en Rio Blanquito,  Choloma Cortés.

El crimen se produjo el 10 de marzo de 2012. La victima trabajó en programas deportivos en Radio Cadena Voces y canal 30 de la ciudad capital hondureña. Y también colaboró como presentadora del programa que la Universidad Metropolitana de Honduras, transmitía en canal 8. El caso no ha sido investigado y se mantiene impune.

Fausto Elio Valle Hernández

pLaboraba como reportero y locutor de Radio Alegre  en  Sabá,  Colón y fue ultimado a machetazos en la colonia  Standard de esa ciudad, a las 10:30 de la mañana del 11 de marzo de 2012. El 17 de ese mes, la policía capturó a Santos Gabriel Menocal Vargas, como supuesto responsable de la muerte del comunicador, el caso sigue sin resolverse porque según la ccoordinadora de Fiscales en esa zona, Suyapa Rivera, “las investigaciones siguen su curso” porque hasta ahora solo han podido obtener declaraciones de testigos referenciales de del hecho.

Para ella, “la principal dificultad en el avance de estas investigaciones es el miedo por parte de los testigos presenciales”, indica un informe de la Redde Alertas y Protección a Periodistas y Comunicadores Sociales (Rapcos).  

Noel Alexander Valladares

pEra productor del programa “El Show del Tecolote” que se transmitía en Maya TV y fue acribillado junto a sus guardaespaldas, Marcos Adrián Gutiérrez y Renán Adonis Valladares, a las diez de la mañana, del 23 de abril del 2012, cerca de  la televisora. Esta es otra muerte marcada por la impunidad a falta de investigación.

Erick Alexander Martínez Ávila

pIntegraba la red de comunicadores “Los Necios” y era  relacionador público de la Asociación de Diversidad Sexual, Kukulcan. El 07 de mayo fue raptado y su cuerpo fue encontrado  con señales de haber sido estrangulado, en una cuneta de la aldea Guasculile, en la carretera que de Tegucigalpa conduce al departamento de Olancho.

Por la muerte de este comunicador, el 12 de septiembre de ese año, agentes de la DNIC capturaron en la colonia El Pedregal de Comayagüela a Eduardo José López Gutiérrez, el Juzgado de Letras de la Niñez lo remitió al centro de menores Renaciendo, pero inexplicablemente apareció trabajando de conductor de un autobús de la ruta urbana. 

El 28 de enero pasado se conoció que López Gutiérrez había sido raptado en la terminal de autobuses “rapiditos” de la colonia Los Laureles y que un día después apareció muerto.

Ángel Alfredo Villatoro Rivera

pEra el coordinador de prensa de HRN y fué secuestrado el 9 de mayo de 2012 en la colonia Florencia Norte  de Tegucigalpa, seis días después, el 15 de ese mes,  su cuerpo sin vida fue encontrado en la Residencial Las Uvas de la capital, con dos disparos en el rostro, vestido de policía cobra, vendado con una pañoleta roja y con calcetines rojos.

En un operativo realizado el 27 de mayo, en la colonia El Cacao No.1  de Cofradía, Cortés, la policía detuvo  a Osman Fernando Osorio, Edgardo Francisco Osorio y Marvin Alonso Gómez por suponerlos responsables del secuestro y posterior asesinato del periodista.

El 07 de junio, una jueza con jurisdicción nacional dictó auto de prisión contra los tres implicados  y los envió a prisión en las celdas de máxima seguridad de la Penitenciaría Nacional. Cinco días después, el 11 de junio, el Tribunal de Sentencia los encontró culpables del secuestro agravado y les dictó condena a prisión de por vida. 

Adonis Felipe Gutiérrez Bueso

pFue ejecutado el 8 de julio de 2012 junto a dos parientes, luego de ser raptado por desconocidos al salir de un cibercafé ubicado en colonia Siboney de Villanueva, Cortés, para  después dispararles en repetidas  ocasiones. La víctima era locutor  de Radio Estéreo Naranja, en Sonaguera, Colón y la DNIC no registra avances en las investigaciones.

José Noel Canales Lagos

pReportero gráfico  del periódico digital Hondudiario y editor de noticias de la empresa Servicios Profesionales de Comunicación (SEPROC). Fue ultimado por desconocidos que se conducían en un taxi  y que, sin mediar palabra, le dispararon en varias ocasiones.  El hecho violento ocurrió a las 3:30 de la tarde, del 10 de agosto de 2012,  cuando  la víctima se conducía en su vehículo por la calle principal del barrio Bella Vista de Comayagüela. Su caso sigue pendiente de investigar, según se informó.

Julio Cesar Cassaleno

pSubinspector de policía, abogado y periodista, quien laboraba como vocero de la Dirección Nacional de Tránsito en Tegucigalpa. Fue ultimado a balazos  el 28 de agosto de 2012, cerca de su casa de habitación en la colonia Cerro Grande de Comayagüela, donde vivía con su esposa  y sus hijos. El caso también se mantiene impune, a pesar de que formaba parte de la misma institución encargada de la investigación criminal. La DNIC informó que la esposa de la víctima también se negó a declarar. 

Angel Edgardo López Fiallos

pEra estudiante de periodismo de la universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y fue ultimado a balazos el 8 de noviembre de 2012 en las gradas del barrio La Hoya, situadas cerca de un punto de taxis.

López Fiallos bajaba las gradas, cuando fue atacado a tiros por un sujeto  que le arrebató la computadora portátil, que llevaba en su maletín. El victimario salió corriendo para abordar una  motocicleta donde lo esperaba otra persona. El hecho sigue sin esclarecerse y está pendiente de investigación.

Celín Zelaya Acosta

pCronista deportivo asesinado a balazos en el barrio La Soledad, de Juticalpa, Olancho, por  individuos que lo atacaron cuando en compañía de su hija se dirigía a comprar a una pulpería. El hecho ocurrió a las 7:00 de la mañana del 31 de enero de 2013.

Los victimarios se transportaban en  un vehículo y sin mediar palabra abrieron fuego contra el comunicador. El caso está pendiente de investigar aseguran las autoridades.

José Alfredo Osorto Barahona

Locutor de la estación radial Furia 101.5 FM de Choluteca,  murió en el Hospital Escuela de Tegucigalpa luego de recibir un disparo en la frente cuando departía  con varias personas en una pulpería del barrio Suyapa de Choluteca.

El hecho ocurrió a eso de las 7:30 de la noche del 10 de febrero de 2013, en el momento en que se generó una discusión. De este caso informó la DNIC que ya ha sido judicializado, que los tribunales de justicia emitieron la correspondiente orden de captura, que está pendiente de ejecutar.

Aníbal Barrow

pRaptado por desconocidos en las cercanías del Estadio Olímpico  Metropolitano de San Pedro Sula a las 3.30 de la tarde del 24 de junio de 2013 cuando se conducía en su vehículo junto a tres parientes, que luego fueron dejados en libertad. La camioneta del periodista fue encontrada con restos de sangre, fragmentos de cráneo  y una prótesis dental, en las cañeras de Búfalo, en Villanueva Cortés, atrás del Ingenio Santa Matilde.

Barrow era el productor y conductor del programa “Aníbal Barrow y Nada Más” transmitido en Globo TV. 

El 5 de julio de 2013, la policía capturó en la comunidad de Dos Caminos, a  José Hernán Díaz, Gustavo Armando Durán, Delmer Donael Durán y a Lauren Lara, por suponerlos responsables de los delitos de secuestro y tenencia ilegal de armas de fuego, cinco  días después, el Juzgado Unificado de lo Penal de San Pedro Sula les dictó auto de prisión.

En días posteriores, el cuerpo desmembrado del periodista fue encontrado, en el interior de la laguna Siboney, en medio de las cañeras, “Villa Elim”, cerca de la Colonia  Siboney. Barrow recibió dos impactos de bala en el rostro,  uno cerca de la boca y otro en la sien izquierda.

Los tribunales de justicia emitieron órdenes de captura contra Heber Natanael Mendoza, Dennis Omar Ramírez, Héctor Noel Baquedano  Galindo y un menor de edad, por suponerlos responsables del asesinato y robo agravado en perjuicio  de Barrow. El 23 de septiembre la policía detuvo a Gabriel Armando Castellanos Pérez, alias “El Chele”, de quien se supone que fue quien le infirió el primer balazo al periodista.

El 16 de noviembre, agentes de la Unidad de Muertes de Alto Impacto del Ministerio Público, en coordinación con la DNIC y los Cobras, capturaron en El Progreso Yoro, a Héctor Noé Baquedano Galindo,  alias “El Gordo”, quien fue acusado de asociación ilícita, robo agravado y secuestro en perjuicio del periodista. Tres días después un juez de lo Penal, con jurisdicción nacional, dictó auto de prisión y lo remitió al Centro Penal de San Pedro Sula.

Manuel de Jesús Murillo

pAcribillado a balazos por desconocidos en la colonia Altos de la Independencia de Comayagüela, a pesar de que desde febrero de 2010 gozaba de medidas cautelares, luego de haber denunciado que fue privado de su libertad y torturado junto a otro de sus compañeros, por supuestos policías.

Murillo era camarógrafo del canal Globo TV y su madre relató en el Comisionado Nacional delos Derechos Humanos,  que el reportero gráfico hacía dos meses de haber salido de prisión por problemas de drogas. Sin embargo, esta es otra muerte impune por falta de investigación.

Carlos Mauricio Flores

Laboró como camarógrafo en varios medios de comunicación y fue ultimado a balazos en la colonia Los Pinos de Tegucigalpa, a las 8 de la noche del 21 de noviembre de 2013. El caso sigue pendiente de investigar y la Unidad de Muertes de Alto Impacto lo trasladó a la Unidad de Delitos Comunes.

Juan Carlos Argeñal

pPropietario  del Canal cristiano, Vida TV y corresponsal de Globo TV, murió luego de ser atacado a balazos por sujetos desconocidos en el interior de su vivienda localizada en la colonia Teodoro Rodas Valle, de Danlí, El Paraíso. El hecho violento ocurrió  a las 2:00 de la tarde, del 7 de diciembre de 2013, cuando sus victimarios lo atacaron por la espalda.

Se informó que  el comunicador social había recibido amenazas a muerte, luego haber denunciado que miembros de la Asociación de Apoyo del Hospital Gabriela Alvarado se estaban robando las medicinas.  La DNIC cuenta con declaraciones de los vecinos y de algunos miembros de la Asociación de apoyo del hospital, pero  se ha dificultado la judicialización porque los testigos se han negado a declarar. Los vecinos se han limitado a decir que escucharon los disparos, pero que pensaron que se trataba de cohetes. 

José Roberto Ugarte

El locutor radial y productor de televisión fue asesinado a tiros en la Residencial San Juan, cerca del Hato de En Medio, de Tegucigalpa, el 5 de febrero de 2014. El caso está impune, por falta de investigación.     

Carlos Mejía Orellana

pGerente de Mercadeo, Radio Progreso,  asesinado con arma blanca,  el 11 de abril de 2014. La policía no ha podido establecer el motivo del crimen, pero irresponsablemente desde el inicio de las investigaciones  lo manejaron  como un delito pasional.

Hernán Cruz Barnica

Era líder comunitario y comunicador social, en Radio Opoa, en San Juan de Opoa Copán, fundó en su comunidad el movimiento social, los chuñas de San Juan y era miembro activo del Frente Nacional de Resistencia popular. Fue asesinado  el 28 de mayo del 2014 y es otro caso impune por la falta de interés en las autoridades.

La DNIC recopiló las huella dactilares dejadas en el vehículo que manejaba el comunicador, pero “cuando hicieron la comparación, el sospechoso estaba enyesado y solo tomaron la de los dedos pulgares, y no se pudieron hacer las de las palmas de las manos”, dijo un investigador.

Radio Opoa funciona a lo interno del Instituto Ecuménico de Servicios a la Comunidad (INESCO), organismo que preside el Padre Fausto Milla, un eterno perseguido por las autoridades.

Oscar Antony Torres Martínez

pEra un visionario joven y con mucha motivación para crecer en los medios de comunicación, laboró en Radio Patuca y Doble M Stereo, donde  transmitía programas musicales de diversos géneros. Lo interceptaron en la madrugada del uno de junio de 2014, en la comunidad de Palestina, en la jurisdicción de Patuca Olancho donde murió de varios disparos.

Sin investigar el crimen la policía sigue creyendo que el crimen fue motivado por un supuesto robo y es por eso que se mantiene en la impunidad. Se informó que de este caso había un testigo, que también fue asesinado en días posteriores.

Luis Alonso Fúnez Duarte

pDe cinco disparos lo asesinaron en el barrio La Hoya, de Catacamas Olancho,  el 23 de junio de 2014, era locutor de la emisora Súper 10 de aquella región. Transmitía varios programas de música y dirigía un espacio humorístico de crítica política, denominado, barriendo y trapeando.

La fiscalía informó que los familiares no permitieron que el cadáver del locutor fuera trasladado a medicina forense en Tegucigalpa, para su respectiva autopsia.

Cabe mencionar, que por falta de credibilidad en las autoridades son muchos en el país los casos donde los parientes no permiten que las víctimas sean trasladadas a medicina forense.

Herlyn Iván Espinal Martínez

pPeriodista  del noticiero Hoy Mismo, de Televicentro, desapareció la madrugada del 20 de julio de 2014 y su cadáver fue encontrado dos días después en la comunidad de La Danta, en Santa Cruz de Yojoa en el departamento de Cortes.

El 25 de julio  la policía capturó a Rigoberto Zambrano Espinal, por suponerlo estar involucrado en el crimen y según la policía, al detenido le decomisaron un arma de fuego y el vehículo en que supuestamente lo trasladaron  al periodista y la camisa que vestía el comunicador al momento de su desaparición.  Zambrano es el único que guarda prisión por este delito, pero él, alega que es inocente.

La DNIC informó que la persona sospechosa de darle muerte al comunicador apareció muerto en Talanga Francisco Morazán.

Nery Francisco Soto Torres

pFue ultimado a tiros el 14 de agosto de 2014 cuando ingresaba a su casa luego de cumplir con su jornada laboral en canal 23 de Olanchito, Yoro. La policía descartó que el móvil haya sido el robo, porque con él estaban todas sus pertenencias.

El 28 de agosto de 2014 el Ministerio Público solicitó al Juzgado Penal de Yoro dictar prisión preventiva contra Carlos Javier Martínez Ponce por elasesinato del periodista Nery Francisco Soto,  el imputado había sido capturado tres días antes.

Martínez Ponce fue capturado y puesto a la orden de los tribunales por suponerlo responsable de asesinato y portación ilegal de armas. En el momento de su detención la policía le decomisó un arma de fuego calibre 9 milímetros. Al comunicador le sobreviven su esposa y dos hijos, uno de tres años y otro de meses de nacido. La DNIC informó que el caso está pendiente de juicio oral y público. 

Dorian Argenis Ortez  Rivera

pEra Reguetonero y locutor del programa “El Mundo de los Pequeños Gigantes” en La Nueva 96.1, fue acribillado el 13 de octubre de 2014, entre la 6 y 7 calle, 3 avenida del barrio El Centro de San Pedro Sula. Su caso quedó en la impunidad.

Reynaldo Antonio Paz Mayes

pMurió violentamente el 15 de diciembre de 2014 en Comayagua y el 15 de marzo de 2015, la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida, a  través de la Unidad de Muertes de Alto Impacto, presentó Requerimiento Fiscal contra José Santos López Maldonado, por suponerlo responsable del delito de Asesinato en perjuicio del comunicador social.

Según el informe de la DNIC, a las 9:00 de la mañana de ese día, en un campo de fútbol, en las cercanías de la Cámara de Comercio e Industrias de Comayagua,  Paz Mayes, mientras hacía ejercicios recibió varios impactos de bala que le segaron la vida.

El dictamen preliminar de Medicina Forense, detalló que el occiso presentaba lesiones por arma de fuego en parte lumbar con orificio de salida en abdomen y herida a la altura de espalda alta con orificio de salida en la parte frontal y lado izquierdo, mismas que le provocaron la muerte de forma instantánea. 

La Fiscalía solicitó al Juez competente, admitiera realizar tres allanamientos, dos en la colonia 10 de Mayo y otro en la colonia 1 de Mayo, donde detuvieron López Maldonado, quien fue identificado como autor material del hecho. Este caso espera ser elevado a juicio oral y público.

Carlos Fernández

pEl 6 de febrero de 2015 fue asesinado en Roatán Islas de la Bahía, el periodista Carlos Fernández, quien dirigía un programa noticioso en canal 27 de esa localidad. El hecho ocurrió a las 10 de la noche, minutos después de salir de sus labores y mientras se dirigía a su casa de habitación.

Luego de varias diligencias ordenadas por un fiscal, la policía capturó por tráfico de drogas  a Gabriel Amador Moradel y una vez  capturado la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida presentó el Requerimiento Fiscal y lo acusó del asesinato del comunicador social. La DNIC informó que este caso está pendiente de ser elevado a juicio oral y público.

Últimos asesinatos

A nivel oficial no aparecen registradas las muertes violentas de los comunicadores sociales, Artemio Deras Orellana, asesinado a tiros en Valladolid Lempira y  Cristel Joctan López Bermúdez,  en la capital.

Deras Orellana era presentador de un programa católico de Radio 94.1 y  fue asesinado a tiros,  junto al Juez de paz, Jorge Pérez Alemán en Valladolid el 23 de abril de 2015,  cuando se dirigían a sus casas en el carro de Pérez. Al día siguiente en Tegucigalpa también murió tiroteado, Cristel Joctan, quien se desempeñaba como editor y camarógrafo de VTV Canal 9.  

Nadie desconoce que los últimos años Honduras ha sido víctima de la violencia y que mayoría de crímenes son cometidos con arma de fuego, que en este país, las municiones se venden sin control alguno y que la Ley autoriza a que cada ciudadano pueda tener en su poder hasta cinco armas de fuego. Datos oficiales indican que de 283 mil armas con permiso, solo 48 mil  pasaron la prueba de balística para efectos de investigación criminal.

En muchas ocasiones organismos internacionales han calificado a Honduras como el país más violento del mundo y como el más riesgoso para el ejercicio del periodismo, pero las autoridades,   sin demostrarlo científicamente, argumentan que la muerte de los comunicadores sociales no tiene nada que ver con el ejercicio de su profesión, una posición que en lugar de beneficiar a la población incentiva a los criminales a seguir operando en plena libertad.

Last modified on Friday, 08 May 2015 10:20