Monitoreo de compromisos internacionales

Es el seguimiento y monitoreo  al cumplimiento de los compromisos internacionales sobre libertad de expresión y en general sobre derechos humanos del Estado hondureño.

El Estado de Honduras burló a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, y no cumplió con el compromiso que hizo el 21 de octubre en Washington de mantener en suspenso la ejecución de la sentencia contra el periodista Julio Ernesto Alvarado, pues este 29 de octubre a la salida de su programa de televisión Noticiero Mi Nación, a eso de las siete de la noche, una arrogante funcionaria del Juzgado de Ejecución llegó a hacerle la notificación de suspensión de la profesión. Esto se produjo apenas a ocho días de asumir la responsabilidad ante ese organismo internacional.

CEJIL.- Washington D.C., 23 de Octubre de 2015.-  Sin la presencia del Estado de Honduras, organizaciones locales e internacionales denunciaron la corrupción de las instituciones públicas y la falta de independencia judicial que aqueja al país.

Las calles de la Ciudad de Danlí, ubicada aproximadamente a 80 kilómetros al oriente de Tegucigalpa se encuentra con los caminos de la impunidad y el miedo, pero esto no le impide al Profesor Mario Argeñal, ni al resto de la familia, caminar contracorriente hasta encontrar la parada final que le lleve al acceso a la justicia.

Después de diversas excusas esgrimidas por el Estado de Honduras  ante la Comisión Interamericana de Derechos humanos, CIDH, en una reunión de trabajo, ante la pregunta de que explicaran los avances en la implementación de la medida cautelar a favor del periodista  Julio Ernesto, al final se comprometió a enviar una comunicación a la Corte Suprema de Justicia para que se mantenga en suspenso la ejecución de una sentencia contra el comunicador social.

Con el pretexto que una persona robó sus datos y que usa su pasaporte desde los años 70, la Dirección de Migración hondureña, evitó este día 20 de octubre de 2015, que el periodista saliera del país para participar mañana en una reunión de trabajo en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, por la falta de implementación de la medida cautelar a su favor y se suspendiera una sentencia en contra suya  por difamación, la cual le tiene en vilo el ejercicio de la profesión, por las amenazas de suspensión.

La organización Reporteros sin Fronteras, RSF, señaló en un comunicado de prensa este viernes 16 de octubre,  que  el desafío a las resoluciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH y a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, CorteIDH, se ha vuelto algo común en América Latina, donde hay gobiernos a los que llamó truhanes que pertenecen a la Organización de Estados Americanos, OEA, que ignoran las decisiones de estos organismos. 

Previo al inicio del 53 periodo extraordinario de sesiones,una misión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) realizó el pasado 21 y 22 de agosto  una visita “in situ” a la comunidad garífuna de Triunfo de la Cruz,  con el objetivo de conocer la situación de vulnerabilidad en sus derechos como pueblos ancestrales.

Unas 22 organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos solicitaron al Gobierno de la República de Honduras, a través de Rigoberto Chang Castillo, Secretario de Derechos Humanos, Justicia, Gobernación y Descentralización, posponer  por unos meses la adopción de los reglamentos y protocolos de implementación de la ley de Protección para las y los Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia, con el fin de que se inicie un proceso amplio que permita el consenso sobre los textos propuestos y ganar legitimidad en el proceso.

Mediante una comunicación emitida en Washington el 15 de julio de este año, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, (CIDH), expresó su preocupación por la sucesión de asesinatos a periodistas y comunicadores sociales en Honduras e instó al Estado a que investigue exhaustivamente bajo la hipótesis de que estos crímenes estuvieron motivados por el ejercicio de la actividad periodística.

Honduras ha vivido permanentemente en un escenario de graves violaciones a los derechos humanos, la memoria histórica registra esos hechos atroces como los cometidos por agentes del Estado en la década de los años ochenta que derivó en la desaparición forzada de más de 184 personas.