Armando Velásquez, estudiante de la Universidad Autónoma de Honduras e integrante del Movimiento Amplio Universitario, MAU, fue dejado en libertad hace unos minutos después de permanecer casi dos horas retenido por la policía de El Porvenir, en Atlántida, este 02 de julio de 2017.

La retención se produjo en un registro policial, los agentes le pedían la carta de libertad al detenido de lo contario sería enviado a la dirección Policial de Investigaciones, DPI.

Las acciones del Comité de Solidaridad con el Movimiento Universitario dieron como resultado la libertad de Velásquez, quien ya tiene varios incidentes que ponen en riesgo su integridad física.

 

Lea antecedentes de su detención Aquí

Armando Velásquez, integrante del Movimiento Amplio Universitario, MAU, fue detenido esta tarde del 02 de julio de 2017, a eso de las 5 y 15 p.m. cuando se transportaba desde la zona Atlántica del país hacia San Pedro Sula, en el Norte de Honduras, cuando la policía de la zona de El Porvenir Atlántida realizaba un operativo.

Estudiantes del Movimiento Estudiantil Universitario, MEU, instalaron desde la tarde del martes 27 de junio de 2017, una huelga de hambre indefinida, entre sus demandas están el cese a la criminalización de la protesta social y la renuncia inmediata de la rectora Julieta Castellanos a la que consideran el mayor obstáculo para avanzar en un proceso de democratización dentro de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH.

Tres guardias de seguridad presentados como testigos protegidos mintieron ante el Juez sobre los hechos ocurridos el 24 de mayo pasado en el toma del edificio administrativo de la UNAH, el Ministerio Público además de esa irregularidad presentó entre las pruebas un video editado donde no aparecen todos los hechos ocurridos esa fecha y que contine datos importantes para determinar que los agenets armados nunca fueron sometidos por los estudiantes sino al contario, según los resultados de a Audiencia Inicial ocurrida este 22 de junio en el Juzgado de lo Penal de Francisco Morazán.

Una Comisión del Movimiento Estudiantil Universitario,(MEU), entregó este 19 de junio de 2017,  un documento a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras,(OACNUDH), solicitando la reinstalación de la Mesa Mediadora,  acompañamiento ante la CIDH para solicitar medidas cautelares  y la instalación de una comisión investigadores de todas las actuaciones de la rectora Julieta Castellanos y de sus allegados que ha provocado el rompimiento de los acuerdos suscritos en el año 2016, entre otros puntos.

La Universidad Nacional Autónoma de Honduras negó en un comunicado de prensa emitido este día que hayan solicitado infiltrar al movimiento estudiantil en julio de 2015 tal como lo declarara una agente de la ATIC ante la Sala Cuarta del Tribunal de Sentencia, el miércoles 07 de junio, en la última audiencia del juicio Oral y Público contra los estudiantes Cesario Padilla, Moisés Cáceres y Sergio Ulloa.

Con un video editado donde se saca de escena a la guardia de seguridad de la Universidad Nacional , UNAH, el periódico digital presenciauniversitaria de este centro educativo procedió a recriminalizar  a los estudiantes Henry Rodriguez; Armando Velásquez y Jorge Velásquez, a quienes señaló que están en los listados de los jóvenes que fueron favorecidos con los acuerdos de 2016.

El 26 de mayo de 2017  el Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa, escuchó las declaraciones de los tres estudiantes Sergio Ulloa, Moisés Cáceres y Cesario Padilla quienes relataron que ejercían su labor como defensores de derechos humanos en julio de 2015 y no eran activos como manifestantes en las protestas de esa fecha en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH.

Con grilletes en pies y manos llegaron 20 estudiantes de la Universidad Nacional  y el periodista Ronnie Huete, a la Audiencia de Imputado en el Juzgado de Letras de lo Penal de Francisco Morazán, este 26 de mayo de 2017. Aunque el Ministerio Público, MP, a instancias de las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH, solicitó la prisión preventiva, el juez que lleva la causa otorgó medidas sustitutivas.

Ellos son para la rectora Julieta Castellanos los culpables de todo, aunque no estén en los lugares de las protestas siempre están señalados. Son Cesario Padilla, Moisés Cáceres y Sergio Ulloa, sometidos desde el 2014 a una feroz persecusión por parte de las autoridades de la UNAH, no hay tregua para ellos, mientras la funcionaria se lava las manos invocando que la justicia debe decidir, así lo dijo este 25 de mayo, en el preámbulo del Juicio Oral y Público que inicia este viernes 26 de mayo en la sala Cuarta del Tribunal de Sentencia.

Página 4 de 11