Tigres, ESPA y Policía Nacional establecieron el terror en la UNAH

Jueves, 25 Mayo 2017 23:15 Written by  Published in Contexto Read 704 times

“Elementos de la Empresa de Seguridad Privada del Aguán,ESPA, se encapucharon con camisetas blancas, negras y de otros colores, armados con palos, machetes, gas pimienta y lacrimógeno, entraron dando golpes sobre el suelo para intimidarnos”, relató uno de los estudiantes detenidos en la madrugada del 25 de mayo del año en curso, en las instalaciones del edificio administrativo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras,(UNAH).

En esta ocasión resultaron 20 universitarios detenidos y trasladados a la Metropolitana, conocida anteriormente como Core7. Fueron acusados por Daños y Perjuicios y privación de libertad.

Por seguridad las y los jóvenes pidieron a los medios de comunicación no revelar sus nombres; las acciones pacificas iniciaron como a eso de las 10 de la noche del 24 de mayo, en solidaridad con los estudiantes Cesario Padilla, Moisés Cáceres y Sergio Ulloa,  enjuiciados desde el año 2015 por las autoridades universitarias como represalias por hacer el ejercicio de la libertad de expresión a través de la protesta pacífica.

Crónicas de paliza segura

En una celda con olor nauseabundo, húmeda y oscura Susy (seudónimo por seguridad) relató el terror que vivió en los predios de la UNAH, creyó que perdería su vida a manos de los elementos de ESPA, la Policía Nacional y la policía Tigres.

Narró que ingresaron a los predios de la Ciudad Universitaria buscando la manera de no dañar los inmuebles para que no los acusaran de hacerlo,habían cuatro guardias, dos en el parqueo y dos en el lobby, en la parte de arriba estaba el supervisor de nombre Luis, un hombre alto, trigueño, delgado, tenía un pequeño granito cerca del ojo izquierdo, “nos señaló miren ustedes vienen a asaltar, nosotros le contestamos que no somos ladrones, nos sentamos y terminamos platicando, también nos comentó que era ex militar”.

Después de un momento la estudiante indicó que Luís recibió una llamada del Jefe de ESPA,Roger Aguilar, este le grito diciendo “como permitieron que entraran, que si éramos tan poquitos porque no nos machacaban a pi..”, el subordinado se puso un poco nervioso”.

Ella pudo observar que alrededor de 40 o 50 guardias de ESPA se reunieron en una de las entradas, opinó que los uniformados estaban planeando una cosa macabra, aproximadamente entre las 10 y 30  y 11:00 de la noche, luego los jóvenes se dispersaron para asegurar los portones y poner mantas.

“Llegó Roger Aguilar vociferando díganle a Israel que salga que yo sé que él está aquí”, a lo que la joven aseveró que en el grupo estudiantil no había nadie con ese nombre.

Aguilar los emplazó; “Nos empezó a decir que nos saliéramos y a insultarnos con oprobios, sino nos iba a sacar por la fuerza, pasados quince minutos los que estaban reunidos en la estatua, aparecieron encapuchados con camisetas negras, blancas, otros colores,  y sin camisas, se les olvidó quitarse el pantalón del uniforme, se sabía que eran ellos por la raya color verde menta a ambos extremos del pantalón, igualmente armados con toletes, troncos, palos, machetes, le pegaban al suelo de manera intimidatoria y tenían gas pimienta en botecitos .

Una de sus compañeras los vio, “si ella no nos dice, le juro que nos hubieran matado a golpes, porque nos gritaban hoy si se van hijos de p… los vamos a matar a pi…., provocándonos miedo a través de los sonidos que hacían”, los y las universitarias se trasladaron al parqueo para asegurar los portones.

Susy argumentó que los guardias le pegaban con los garrotes a las puertas de vidrio de la edificación, hasta que lograron entrar por la parte de atrás, lo que obligó a los universitarios a subir al tercer piso, “no teníamos nada en las manos, estábamos solos y ellos venían a matarnos”.

Tal fue el nivel del miedo y represión que los nervios traicionaron a Rosita,  quien llamó a su hermano exclamando “me van a matar”; Susy reveló que tenían mucho miedo al ver tanta agresión por parte de los hombres, pero que no podían descontrolarse a pesar del problema del que pensaron que no saldrían vivos.

La joven se quedó asignada a uno de los portones para vigilar, se movieron hasta que escucharon que había personas de derechos humanos y la policía afuera del edificio; en ese instante uno de los guardias abordó a Susy pregonando “algo me llamó la atención de lo que dijo uno de los compañeros, que nosotros estamos allí defendiendo a las autoridades y ellos allá bien en su casa, y uno aquí que sale perdiendo más bien”.

Al ingresar la policía el jefe del operativo les preguntó quién era el líder para hablar, igualmente les notificaron que estaban detenidos, con las opciones de “como quieren salir voluntariamente o los sacamos”, por ende, uno de sus compañeros le respondió que les dieran diez minutos para reunirse y resolver que hacer.

Algo interesante es que la joven identificó al otro jefe como “un tigre” por el tipo de vestimenta, se trasladaron al último piso, como a la una y media de la mañana, esperaron que llegaran a traerlos, pero al escuchar las botas, los universitarios se pararon y se tomaron de las manos.

Como en la escena de una película de acción, los policías les gritaban “tranquilos cálmense, no hagan ninguna acción violenta”.

Susy adujo que se aterrorizaron  cuando los tenían frente a frente, los uniformados cargaron sus armas de reglamento y las cerrajearon,  ella pensó “aquí nos fuimos, hasta aquí llegamos, fue un placer, me sentí como en un paredón de fusilamiento”.

En la desesperanza la joven  distinguió que en medio del grupo de policías y Tigres iba Roger Aguilar, quien les exigía que los jóvenes debían quitarse las mascaradas en su presencia, a lo que los estudiantes se negaron.

En tanto, el jefe de los Tigres “nos emplazó diciendo ustedes no están en posición de exigir nada, porque están bajo la custodia de la policía”; seguidamente ellos prosiguieron a arrancarles las pañoletas del rostro a los universitarios .

Gas laceró la piel

Por su parte, otra joven a la que llamaremos Karla , en armonía con lo relatado por su compañera agregó que observó por una ventana al grupo de guardias de ESPA, cómo se cubrían los rostros con las camisetas y algunos se quedaron semi desnudos,..

Inmediatamente salieron corriendo haciendo bulla para intimidad a los estudiantes dentro del edificio Administrativo, golpeando las puertas efusivamente y tratando de entrar, los vieron escalar el muro, Karla aseguró que “Roger Aguilar los llevó allí”.

Posteriormente contó que se reunieron todos los manifestantes en el lobby, viendo hacia todos lados buscando desesperadamente algo con que defenderse, ya que sus perpetradores sí estaban armados hasta con machetes, con la intención de amedrentarlos.

Karla reconoció que “teníamos mucho miedo porque no sabíamos qué pasaba, nos tiraron gases pimienta muchos compañeros tienen llagas en su piel, y gases lacrimógenos, una compañera se estaba ahogando porque es asmática”,  indicó.

Les hicieron la encerrona y no les quedó otra que tratar de atrincherarse en algún lado porque “ellos iban con todo a golpearnos”, semejante a lo relatado por Susy en el último piso; lo que concibió que los hombres abortaran las salvajes intenciones fue la  llegada de defensores, defensoras de derechos humanos y medios de comunicación.

Ya en el último piso, estaban a punto de rendirse cuando abruptamente entraron los policías y los Tigres.

 Karla agregó que pidieron quitarse las pañoletas de la cara en compañía de derechos humanos pero que se les negó, los elementos de los Tigres andaban grabando los rostros de las y los universitarios, de hecho uno de ellos le puso el foco en la cara a una de las jóvenes alegando que “a vos te conozco, yo sé quién sos”

Colocaron a todos los varones pegados a la pared para registrarlos mientas a las universitarias las dejaron a parte, esperando que llegaran agentes mujeres de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) para que las revisara, Karla mencionó que la que la inspeccionó a ella le estiró el legin viendo sus partes íntimas.

Al bajar, Karla observó que había sangre en las gradas, al momento miró al periodista Rony Huete golpeado y sentado a un lado.

Día del periodista

El periodista Rony Huete se encontraba realizando una cobertura en la toma pacifica en la UNAH, transmitió en vivo en la página de Facebook Renuncia.hn minutos antes de ser agredido.

Hizo un llamado a instancias nacionales e internacionales, ya que le habían informado que algunas personas iban a hacer acciones peligrosas en contra de los y las universitarias, supuestamente la amenaza venia de ESPA.

En medio de la transmisión le comunicaron que hombres encapuchados se tiraron por un muro para llegar a donde estaban los estudiantes, seguidamente lo próximo que sintió fue que le arrebataron el teléfono y lo comenzaron a golpear.

El comunicador denunció que trató de hablar con Roger Aguilar, pero que se negó y el resultado fue el robo de su celular, el carnet de identificación que portaba y la golpiza que le propinaron con los garrotes que andaban los hombres encapuchados, supuestos guardias de seguridad. Posteriormente lo subieron a la patrulla PN-615 con rumbo al Core 7.

Los Tigres

Llama la atención que en algunos testimonios de los estudiantes detenidos mencionan que en el operativo de desalojo de la madrugada del 25 de mayo, el grupo de apoyo de la Policía Nacional eran “Los Tigres”.

El Congreso hondureño aprobó en julio del 2013, la creación de una unidad policial de élite independiente con respaldo militar y judicial en un intento por frenar los crecientes niveles de violencia relacionada con las drogas en Tegucigalpa, San Pedro Sula y otros principales centros urbanos.

La unidad sería conocida como “Tigres” (Tropa de Inteligencia de Respuesta Especial de Seguridad).

A los Tigres los entrenaron expertos estadounidenses y colombianos, además que la crearon con un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), mediante el decreto 103-2013 que entró en vigencia por lo que se creó una nueva fuerza élite que tendría entre sus tareas misiones especiales de seguridad.

La tropa élite estaría integrada por unos 300 efectivos repartiéndolos en 150 para San Pedro Sula y la otra mitad para Tegucigalpa.

Dicha policía se aprobó en el Congreso Nacional en tercer y último debate el pasado 5 de junio 2013 y entre sus especificaciones se establece que no será un híbrido entre policías y militares, ya que estará compuesta por agentes especializados del orden y dependerá de la Secretaría de Seguridad y que además estará a cargo del director general de la Policía Nacional.

Tácticas de tortura

Pueden considerarse las tácticas utilizadas por ESPA en la UNAH como “Tortura”, a pesar de estar en un “Estado de Derecho” aun en Honduras existen este tipo prácticas estrenadas en los 80s por el supuestamente extinto escuadrón 3-16.

En un extenso reportaje elaborado por un rotativo norteamericano, Oscar Álvarez, sobrino del temido exjefe militar Gustavo Álvarez Martínez, principal articulador del terrorismo de Estado en Honduras que provocó 184 desaparecidos en la década de 1980, admite sin ambages que EE.UU. enseñó técnicas de tortura al extinto batallón 3-16, fundado por su tío.

Tortura

La Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, adoptada y abierta a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General en su resolución 39/46, de 10 de diciembre de 1984, entrada en vigor el 26 de junio de 1987.

De conformidad con el artículo 1 “A los efectos de la presente Convención, se entenderá por el término "tortura" todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia. No se considerarán torturas los dolores o sufrimientos que sean consecuencia únicamente de sanciones legítimas, o que sean inherentes o incidentales .

Last modified on Jueves, 25 Mayo 2017 23:32