En su informe especial sobre Honduras emitido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, el pasado 18 de febrero,  señaló que tiene preocupación porque el Estado estaría invisibilizando la  identidad y la cultura, del pueblo garífuna al no llamarles garífuna, sino “afrohondureños”, además de ser constantemente víctimas de racismo según las denuncias recibidas de líderes y defensores. La visita in situ a comunidades por parte de la CIDH comprobó la precaridad de vida de los garífunas debido a la profundización de la pobreza, sin que desde las autoridades se haga algo para resolver la situación.

Published in Contexto