Berta Cáceres, la mujer del copal y la candela

Viernes, 06 Mayo 2016 18:37 Written by  Aura Maria Puyana Published in Editorial Read 1333 times

Por: Aura Maria Puyana-Red Observa

No empezó bien el año 2016. El asesinato de Berta Cáceres, la carismática indígena hondureña que lideró la lucha del pueblo lenca contra la construcción de la represa Agua Zarca, el macroproyecto hidraúlico que auspiciaban la empresa china Sinohydro Corporation, la nacional DESA y el Banco Mundial, más las muertes de de Alexander Oime y Marisela Tombé (Colombia) y Nelson García (Honduras) entre otras, ratifican a difícil situación de los defensores y defensoras del territorio y los bienes naturales en todo el continente. El editorial que pensábamos dedicar al análisis de los procesos de consulta previa en la región, simplemente naufragó ante esas lacerantes noticias.

Por la gravedad de denuncias, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos convocó en octubre del 2015 y abril de 2016 varias audiencias para escuchar los testimonios de hombres y mujeres en riesgo por oponerse al modelo extractivista, con el propósito de proferir medidas cautelares y estructurar los casos que ameritarían trasladarse a la Corte Interamericana. Ante la continuidad de ese patrón intimidatorio dominante, bien vale la pena preguntarse porqué las alertas nacionales e internacionales no logran detener la decisión perversa de "matar para silenciar y después despojar".  

Ese patrón tiene alcance mundial. Según la ONG Global Witness, entre 2002 y 2014 fueron asesinadas por cuestiones agrarias y ambientales 1.024 personas, muchas de ellas pertenecientes a comunidades étnicas. El 40% eran latinoamericanos, 111 nacidos en Honduras, después de Brasil el segundo país de mayor riesgo para defensore@s de los bienes comunes naturales.

Berta Cáceres, coordinadora del Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) se distinguió por su discurso étnico, ambientalista, antiracista y feminista. Esa diversidad de tonalidades conjugadas en la voz de una mujer nacida en las entrañas de la ruralidad hondureña, la configuraron como un ser de proyección global alternativa. Por esta razón ganó el Premio Godman en 2015 y visitó muchos países explicando las múltiples motivaciones de su lucha.

En una reciente entrevista, Berta, la mujer del copal y la candela, pronunció la siguiente frase premonitoria: " La mía es una larga historia de mujeres de batalla que nos ha llevad a enfrentar también la represión patriarcal y la violencia.....Nuestra vida pende de un hilo". Ella sabía que ese hilo tejería fuertes lazos de la resistencia latinoamericana. Sus palabras serán siempre recordadas

Fuente: http://redobserva.org/index.php/editorial/156editorial-enero-abril-de-2016

Last modified on Viernes, 06 Mayo 2016 18:49