La guillotina en el cuello de periodistas y las dos cajas de pandora del presidente de Honduras

Viernes, 05 Mayo 2017 14:45 Written by  Published in Editorial Read 697 times
Translation: “To think is not a crime.” Image via Hondudiario Translation: “To think is not a crime.” Image via Hondudiario

El miedo a ir a prisión por varios años porque se le acuse de hacer apología del terrorismo se está apoderando de los periodistas en Honduras.

Si nos hacemos la imagen mental de alguien que se reprime autocensurándose para que no lo encarcelen, podemos figurarnos una guillotina en el cuello, de por sí los periodistas están amedrentados con las querellas por difamación y calumnias, ahora con las reformas penales a través del artículo 335B y de la Ley para la Defensa Ciudadana contra los Actos Terroristas, enviada por el presidente Juan Orlando Hernández el pasado 30 de marzo, las cosas se ponen color de hormiga.

Cuando el diputado Oscar Álvarez, del Partido Nacional, introdujo la reforma, el Colegio de Periodistas de Honduras salió públicamente sacándole las castañas del fuego al presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva. Este colegio que se hace de oídos sordos con las violaciones a los derechos del gremio periodístico, a través de su presidente aseguró que no iría dicho artículo según la promesa del titular del parlamento, pero solo se quedó en eso, en promesa, porque el artículo allí sigue, sin embargo diferentes comunicadores sociales han manifestado que se trata de una ley mordaza para meterle miedo a los periodistas.

Al presidente de la República no le bastó que se incluyera el 335B sino que envió otro paquete de reformas para cerrar cualquier agujero que haya quedado que le dé aire a quienes critican al gobierno o a sus aliados.

Se trata de usar el derecho penal para amedrentar, a la par el mandatario que ya parece malabarista manejando la represión desde diferentes ángulos, tiene dos cajas de pandora. Por un lado conserva el 335B que será aplicable a los periodistas y medios aliados a los cuales les da miles en publicidad, si alguno quiere salirse de la raya sencillamente irá preso.

Por otro lado a los otros comunicadores sociales y medios de comunicación , especialmente los alternativos, a los que no tiene comiendo en su mano, les aplicará con toda la fuerza esta reformas.

O sea dos cajas de pandora que al abrirse quién sabe qué otros demonios sacarán fuera, de cierto es fijo que Juan Orlando Hernández cree que todo lo tendrá bajo control. En el marco de su reelección no quiere errores que le evitarían seguir sentado en la silla presidencial, quién sabe por cuántos años más.
Por su parte los medios corporativos, esos que están alineados con el presidente Hernández, han salido a criticar tímidamente estas reformas.

Mientras el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, CONADEH, experto en publicar boletines de prensa, pero incapaz de llamarle la atención e iniciar acciones contra el presidente de la República por tanta arbitrariedad, se queda corto, apenas ha dicho que el artículo violenta la libertad de expresión.

JOH va avanzado a pasos agigantados, su maquiavelismo llega a inimaginables extremos, mientras sonríe ante las cámaras, prepara más acciones ilegales que pretenden someter a una ciudadanía más exigente.

En la medida que avanza el año 2017, que tiene como epílogo las elecciones generales de noviembre, la atmósfera se va transformando en un gigantesco incendio social, JOH le va echando gasolina sin control. Por un lado dice estar preocupado por el terrorismo , pero por el otro lado echa a andar la maquinaria del terrorismo de Estado, tan letal que el cianuro se queda corto.

El Parlamento hondureño sencillamente es la caja de resonancia de la Casa Presidencial, presto a complacer a un presidente insaciable de poder.

Diversos sectores han manifestado que la concentración de poder por parte de JOH ha llegado a un punto inaguantable.

Afilar la guillotina y estar presto a abrir las dos cajas de pandora, es la sincronización perfecta de la ilegalidad, quien se salga del renglón que se atenga a las consecuencias.

La copia casi al carbón de la Ley de Seguridad Ciudadana y las Reformas al Código Penal de España que entraron en vigor el 01 de julio de 2015, deja bien claro que el uso del terrorismo como pretexto para el control social, no solo está en Europa sino acá bien cerca de nosotros.

Pero es que no hay una solución a la vista, más de ocho millones de personas sometidas por un solo hombre?, quién recuerda la toma de la bastilla?, el pueblo francés cansado de tanta arbitrariedad de la monarquía por fin tomó las riendas del poder ciudadano, de allí la revolución francesa. Qué haremos nosotros en Honduras?.

 

Fuente: Columna Between Bullets and Censorship-Sampsoniaway.org

Last modified on Viernes, 05 Mayo 2017 21:34